viernes, 19 de agosto de 2011

Oportunidad perdida

No se echa en falta lo que nunca se ha tenido, pero echamos mucho de menos lo que tuvimos a nuestro alcance. Y lo que más echamos de menos es lo que teníamos. Aunque esperamos y rezamos porque nuestras relaciones, nuestro aspecto y nuestra vida mejoren, cuánto más se tiene, más es lo que se echa en falta.

No hay comentarios: