sábado, 24 de septiembre de 2011

Harry Potter: Mi experiencia Parte 2

Hola Nefilims!
Aquí os traigo la segunda parte de Harry Potter: Mi Experiencia. Espero que os guste, un besazo!!


"Juro solemnemente que esto es una travesura

Recuerdo como sí fuera ayer todos y cada uno de los días en los que fui a ver Harry Potter de estreno al cine, pero sobre todo, tengo grabado el día de la primera película, Harry Potter y la Piedra Filosofal. Hace ya 10 años, justo por mi cumpleaños, allá por el 22 de Noviembre de 2001.

Me veo como una canija de cinco años, con sus 2 trenzas y sus huecos en la dentadura, vestida con su bonito peto rojo esperando en la cola del cine con su padre, ya que su hermana pequeña acababa de nacer hacía escasamente un mes, esperando para ver nerviosa esa película sobre magos que había visto anunciada en la televisión y de la que me había llamado la atención un chico de pelo negro con gafas (nada hacía pensar que años después el que tuviera mi corazón fuera cierto pelirrojo cabezón y torpe).

Recuerdo haber salido encantada, comentando con otros niños que habían ido a comer al mismo McDonald's la escena de Fluffy, la del primer vistazo a Hogwarts, la del Gran Comedor...
Nada me hacía presagiar lo importante que sería ese día para mí.
Y así fue año tras año, esperando la siguiente película o el siguiente libro; de ese modo, a la vez que crecían Harry, Ron, Hermione, Neville, Draco, Dean, Seamus, Ginny... iba creciendo yo.

Y llegamos a la segunda fecha, el 20 de Abril de 2008, día que pude empezar a leer Harry Potter y las Reliquias de la Muerte. En menos de dos días me lo acabé (excepto el epílogo). Durante ese tiempo (cayó en Semana Santa) me levanta leyendo, desayunaba y volvía a coger el libro, lo soltaba para comer, y a la escasa media hora ya estaba otra vez con la novela entre mis manos hasta que llegaba la hora de cenar, hubo un día que ni cené, y lo volvía a coger hasta que me entraba sueño, que era a muy altas de la madrugada por cierto. Debo decir que sólo quería llegar al final, pero cuando llegué al epilogo cerré el libro y fui incapaz de leermelo hasta 3 días después.
Tras leer la frase "la cicatriz llevaba diecinueve años sin dolerle" sentí cómo si un pedacito de mi corazón se quedara ahí.

Lloré, mucho, no os lo podeis imaginar, del modo que se llora cuando lees o ves en una película algo triste, también con una extraña sensación de agujero en mi pecho.
No es explicable, o lo vives o no lo entiendes, es así de simple, no hay más que mirar, pensar o intentar averiguar. Era la última primera vez que íbamos a leer algo nuevo de Harry Potter y me dolió, pero, cómo yo misma pense: "aún nos quedan muchas películas, todavía queda lejos el final, el momento en que veamos esto en el cine".

Nox"

Hasta aquí la segunda parte, la semana que viene el desenlace.
Un beso muy grande a tod@s!

No hay comentarios: