viernes, 27 de abril de 2012

Mi encuentro con Christopher Paolini

Hola Nefilims.
Como supongo que sabréis, el miércoles (el infame miércoles 25 de abril...) Christopher Paolini estuvo en Madrid firmando libros y para allá que me fuí. Lo tenía todo absolutamente planeado, pero ese mismo día, en la última hora de clase, ¡VAN Y NOS PONEN UN EXAMEN PARA EL DÍA SIGUIENTE! Así que adios a mi plan de ir al Fnac y asistir a la presentación y bla bla.
Por lo tanto (maldito francés), me fui a la Casa del Libro de Gran Vía cargada con los libros para la firma, que pesan lo suyo, y los apuntes, que no eran pocos.
A eso de las 5 de la tarde llegué, y había cola, aunque algo menos de la que me imaginaba, no obstante, diez minutos después de que llegara yo se bajó en la parada de autobús y en la estación de metro que estaba enfrente una pandilla de unas 40 personas en dirección a la cola...¡ Menos mal que llegué antes!


Total, que allí estaba yo, tratando de estudiar francés en medio de la Gran Vía (¿pero tu estás loca?) mientras todo el mundo a mi alrededor no hacía más que hablar de fútbol, y yo no podía intervenir en la conversación porque tenía que estudiar... aunque al final acabamos todos hablando y haciendo bromas con los alemanes que pasaban por allí.


A eso de las seis menos cuarto, apareció una chica que empezó a repartir post-its para poner nuestro nombre y pegarlo en la pág. donde quisiéramos la firma.


Y finalmente, a las seis y cuarto conseguí que ¡Christopher Paolini me firmase los cuatros libros! 
La verdad es que estuvo super majo, firmando a todo el mundo todos los libros que llevara e incluso a un par de chicas les firmó unos marcapáginas y una foto. También charlaba unos minutos con todo el mundo, y la verdad es que fue super amable, a diferencia de a otras firmas a las que he ido, aquí no había prisas ni carreras ¡e incluso si te querías sacar una foto y salía mal, podías repetirla las veces que hiciera falta!
Así da gusto, enserio.


Después, tocó volver a casita a estudiar, pero como no tenía ganas de volver en metro bajé andando hasta Cibeles y allí cogí el autobús, previo encargo de última hora de mi padre... que me lo podría haber dicho antes.


¡Legado, con su firma tan mona!

3 comentarios:

Lily dijo...

Que alegría, estarás contentísima, que pena que yo viva en un pueblecito, me pierdo estas cosas.

sandra_futuraescritora dijo...

Pues la verdad es que si.
Un besito

The Juice Juls dijo...

Que suerte jejeje

Por aquí no se pasa ni paco..... jejejeje


besos