viernes, 29 de marzo de 2013

Cuando los árboles hablen de Laurie Halse Anderson

Hola Nefilims
Hoy os traigo una nueva reseña, y creo que en los próximos días caerán más, de un libro que leí hace poco y me impresionó muchísimo. Os dejo con ella...

"Desde el primer día de instituto, Melinda se siente completamente marginada: no pertenece a ningún grupo y encima tiene que cargar con la mala fama que le reporta haber llamado a la policía durante una fiesta que se celebró en verano. Melinda se siente deprimida y no quiere hablar. Su silencio se le clava en el interior, tanto como lo que sucedió en aquella fiesta."Datos del libroTítulo: Cuando los árboles hablenAutor: Laurie Halse AndersonEditorial: SMNº de páginas: 200Precio: 8,50€
No era la primera vez que probaba a Laurie, hace unos años había leído ya Frío y me encantó y cuando indagué acerca de sus novelas hubo otra que me llamó la atención, Speak, pero no la encontré en español y me olvidé de ella, hasta el otro día, viendo un book tag que lo vi y me enteré que era este libro y había estado delante de mis narices todo este tiempo en la biblioteca, por lo que no lo dudé y me fui a por él de inmediato.

Cuando los árboles hablen es, ante todo, una novela cruda, complicada y muy emotiva. Al igual que pasa con Frío, trata un tema muy difícil y que mucha gente conoce muy de cerca. El acoso escolar, la marginación, los problemas de autoestima que eso conlleva... Es una novela que me ha encantado y se que gran parte de que eso sea así es por el modo en que Laurie escribe la historia. Lo cuenta todo, de manera clara pero sin regodearse en los detalles. Lo escribe, lo lees, lo entiendes y sufres con ello. Es una novela que no es fácil de leer, tal vez no llegue hasta el extremo de Frío, pero sigue siendo un tema espinoso, y, sobre todo, es el hecho de que desde el principio lo entiendes TODO, y pongo todo con mayúsculas porque la trama empieza por una fiesta en la que pasa algo. Y si sois medianamente espabilados (vamos, que hay que ser muy cortito) enseguida os imaginareis que es ese algo.
Lo que tiene esta novela que la hace tan especial es que desde el minuto uno pasas tiempo con Melinda, la conoces, la comprendes, vives todo lo que le sucede con rabia y estás todo el libro deseando entrar, darle un abrazo, defenderla, ayudarla... porque lo sientes como si te estuviera pasando a ti, pero no puedes hacerlo, es un libro, y te frustras muchísimo porque nadie la ayuda, es más no hacen más que ignorarla, acosarla, dejarla de lado, meterse con ella...
No os imagináis lo que fue esta lectura para mi. Lo leí de una sentada, en una tarde, porque es un libro cortito, como los capítulos, pero es una auténtica bomba emocional. Es uno de los libros que más me ha echo sufrir, porque yo rezumaba impotencia, rabia, dolor, frustración... de lo injusta que es la situación, y es que desde el principio quise a Melinda, me veía con ella y me daban ganas de llorar de la cantidad de sentimientos negativos que encierra la novela.
Es brutal, corto pero intenso, te remueve mucho por dentro, y es agonizante en el sentido de que parece que ves la luz al final del túnel en varios momentos, pero siempre se apaga.

Hay bastantes personajes en la novela, pero realmente solo importa Melinda. Melinda y su miedo, Melinda y su soledad, Melinda y sus secretos, Melinda y su arte, Melinda y su superación personal. Porque aunque es muy poco a poco, y sucede a lo largo de toda la novela, vemos como Melinda va saliendo de ese agujero negro, sobre todo lo vemos a través de la clase de arte y de sus árboles.

Se que no está siendo una reseña corriente, pero es que la clave que ha tenido para mi este libro, o mejor incluso, la clave que para mi tiene Laurie Halse Anderson es que sus libros te llegan muy hondo, en todos los aspectos, y son libros que, bajo mi punto de vista, todo el mundo debería leer. Es un libro realista, pero no como todos los libros realistas que hay. Es único, especial e irrepetible. Y si tenéis oportunidad, leedlo, pero concienciados y preparados. Es un libro duro, cruel y que provoca muchas reacciones en el lector.

Recuerdo perfectamente que lo que más marcada me dejó de la lectura no fue la persecución a la que someten a la protagonista por arruinar la fiesta, ni el comportamiento de la que era su mejor amiga, no. Lo más impresionante y que más en shock me dejó fue la pasividad. Y se que es una novela de ficción, pero muchas veces la realidad supera a la ficción. Lo "peor" (entendiéndose peor no como lo que no me ha gustado, sino como lo más fuerte que tiene) es la pasividad, indiferencia y hasta irresponsabilidad que tienen los adultos que aparecen. Sale varias veces a lo largo del libro, Melinda era una chica que sacaba dieces, una chica feliz, alegre, extrovertida, que salía, que tenía amigos y que se iba todos los días con su mejor amiga, que, de repente, se retrae, no habla con nadie, deja de ir a clase, suspende todo, no sale, huye de la gente... y NADIE, ni padres, ni profesores... nadie se percata que pasa algo.

En definitiva, es una novela clara, directa, concisa, en la que no hay nada dejado al azar, todo tiene un porqué, incluso las divagaciones de Melinda, que ocultan muchísimo. Es cruda, dura, emotiva, frustrante, injusta, realista, maravillosa, impactante... Una protagonista con la que es imposible no encariñarse y tratar de entrar en la novela para defenderla a capa y espada, porque sin hablar hace que la entiendas, la comprendas, la quieras, la trates de ayudar ya que nadie lo hace. Da igual que desde el primer momento sepáis porqué pasa todo lo que pasa, eso no la hace menos especial. Y el final, eso es un final. Es el final de esta novela, no podía tener otro, y es perfecto, como la novela.
Me ha echo sufrir, llorar, gritar de frustración, cabrearme, alegrarme y esperanzarme como nunca con un final.
Leedla, de verdad, lo agradeceréis.
4.5/5
Image and video hosting by TinyPic

2 comentarios:

Mel dijo...

Ya había oído opiniones buenas de este libro así que seguro que tarde o temprano me hago con él.
Un beso

Samira dijo...

Yo leí Frío hace unos meses y me quedé helada con la historia. Descubrí que también tenía esta historia publicada en español y quiero leerla, pero todavía no la he encontrado por ningún sitio.