viernes, 23 de agosto de 2013

Las tejedoras de destinos de Gennifer Galbin

Hola Nefilims.
Un día más vengo con una reseña, a ver si poco a poco consigo ponerme al día (y a ver si consigo que los integrantes del blog trabajen, que luego piden cobrar)

"Inútil. Torpe. Las demás chicas lo susurran a sus espaldas  Pero la joven de dieciséis años Adelice Lewys tiene un secreto: sus errores son intencionados. Dotada de una habilidad fuera de lo común para tejer el tiempo, Adelice es exactamente lo que la Corporación está buscando, y en Arras ser elegida tejedora es lo máximo a lo que una joven puede aspirar. Ser hilandera significa privilegios  riqueza y belleza eterna. Pero no solo eso, también significa tener la facultad de bordar la esencia de la vida. Pero para ello hay que pagar un precio que Adelice no está dispuesta a asumir, puesto que deberá controlar absolutamente todo lo que las personas son: lo que comen, dónde viven, cuántos hijos tienen… Así que está decidida a fallar en las pruebas para ser hilandera, pero en su último examen sus dedos resbalan  el telar reacciona a su don… y la Corporación la identifica. A partir de ese momento, Adelice dejará de tener control sobre su vida y pasará a convertirse en un instrumento más de la omnipresente Corporación. Sin embargo, una vez dentro, el poder de Adelice irá creciendo mientras aprende a manejar su don y a decidir en quién confiar, a quién vigilar… y a quién amar"

Datos del libro
Título: Las tejedoras de destinos
Autor: Gennifer Galbin
Colección: Crewel #1
Editorial: Alfaguara
Nº de páginas: 432
Precio: 16.95€

Es innegable e indudable que lo primero que te llama de este libro es su portada, que es una preciosidad, y lo segundo su título y su sinopsis. Compre esté libro con el temor de que no fuera más que una portada bonita y debo reconocer que lo es, es algo más.
Sin duda, Las tejedoras de destinos destaca por algo, y es por ser original, innovadora y una idea brillante sobre la que se puede desarrollar una grandísima historia. Y eso es lo que más destaca de esta novela, su ambientación, esa extraña mezcla entre distopía y fantasía que me ha encantado. La capacidad de la autora para mezclar una sociedad futurista e injusta, tan característica de las distopías, con la capacidad de manejar, controlar y alterar el tiempo, las vidas de las personas, su destino, y sobre todo, la posibilidad de crear cosas de la nada simplemente manejando los hilos del destino, el tiempo y el espacio es absolutamente fascinante. Pero tal vez en ese punto esté también su punto flaco, y es que la historia tarda en arrancar bastante, engancha desde el principio porque no quieres parar hasta averiguar lo más posible acerca de las Tejedoras, de Crewel y de todo lo que lo rodea, pero no empiezan a pasar cosas hasta la mitad, tal vez algo más, y, sobre todo, es una historia tan compleja que en algunos momentos era demasiado liosa y confusa, sobre todo al principio, pero poco a poco va mejorando, te vas situando y enganchando más y más, porque es imposible no hacerlo.
Sin duda, si la autora sabe explotar todo este mundo, las tejedoras, todas las posibilidades que tiene y no mete la pata con nada, no cae en tópicos, giros de trama predecibles y, sobre todo si no cae en la atentación de dar excesiva importancia en la trama a la parte amorosa, tiene una auténtica joya entre manos, un diamante en bruto para pulir.
La trama amorosa no está mal, predecible desde el principio, y aunque no tiene excesivo peso, si que va dejando demasiadas pistas durante toda la novela, y se nota que cuando la va a explotar va a ser en la segunda parte, sobre todo si tenemos en cuenta el final de la novela, que es totalmente alucinante y da un giro muy interesante a todo.
Y otra de las cosas que más me han llamado la atención ha sido la caracterización tan machista que tiene la sociedad, en la que las tejedoras son lo que mantiene el equilibrio, pero en realidad son controladas por los que ostentan el poder, que son todo hombres, así como me sorprendió mucho como retrata la vida de tejedora, los bailes y las fiestas y los propósitos de estas, un gran punto, el comportamiento general de toda la sociedad, tanto de los hombres como de las mujeres, o la aparición de la homosexualidad, no me lo esperaba para nada, pero un bravo por la autora.
Respecto a los personajes, debo decir que la protagonista me ha gustado bastante, aunque ya empieza a ser un poco "tópico" ese comportamiento en todas las protagonistas de distopías, y está comenzando a ser muy repetitivo, y si hablamos de los personajes masculinos, la verdad es que no están mal, pero espero que no caigan en ser los acompañantes de la protagonista, y mucho menos que empiecen a comportarse cual telenovela por la atención de ella *cruzo los dedos por ello*

Y bueno, poco más puedo decir, simplemente que Las tejedoras de destinos es una novela algo confusa y liosa al inicio, que tarda en arrancar pero que engancha mucho gracias a la ambientación y a una trama original, diferente, una mezcla de fantasía y distopía que, si la autora sabe explotar en condiciones, tiene muchas posibilidades, a las que se une una sociedad machista, secretos, habilidades para crear y destruir de la nada, para manejar el tiempo y un final muy sorprendente que cambia toda la historia para la segunda parte.
3.5/5

"Día tras día, me convierten en otra persona distinta, y me pregunto si la edad dejará alguna vez sus marcas en mi rostro. Ahora tengo dieciséis años y mantendré este aspecto casi perfecto para siempre. Este pensamiento me ayuda a quedarme dormida por las noches, segura de mi lugar aquí, pero también me produce pesadillas que me despiertan temblando."
"Debes tomar decisiones complicadas, Adelice, antes de poder seguir adelante. Las decisiones son necesarias. A menudo entre la vida y la muerte. Es duro decidir salvar a miles si para ello hay que poner en peligro a uno."
Image and video hosting by TinyPic

1 comentario:

Niusa dijo...

No sabia de este libro, la temática me parece interesante. Gracias por la reseña Sandra!
Bicos!