jueves, 15 de agosto de 2013

Pomelo y limón de Begoña Oro

¡Hola Nefilims!
Aquí os traemos una reseña de un libro que viene perfectamente en esta tarde de verano que además así revivimos un poco este blog, que está demasiado muerto. De hecho, yo (Pablo es el que está escribiendo esto) no me he publicado nada desde Mayo, lo cual es demasiado SHAME ON ME. El caso es que no nos vamos a enrollar más y os dejamos con nuestras opiniones sobre Pomelo y limón.

"Jorge y María son dos adolescentes como tantos otros: salen con sus amigos, se comunican con ellos en las redes sociales, se enamoran... Todo esto sería normal si las madres de María y Jorge no fueran tan famosas.

Los dos chicos se ven envueltos en una espiral de rumores de la que solo salen recordando que las palabras que elegimos para contar nuestra historia son las que realmente dan forma a nuestro mundo."

Datos del libro:
Título: Pomelo y limón
Autora: Begoña Oro
Ilustrador: Ricardo Cavolo
Editorial: SM
Nº de páginas: 288
Precio: Tapa dura: 15,50 €
            Tapa blanda: 8,75 €


Bueno, la verdad es que va a ser una reseña corta y concisa, como esta novela.
Pomelo y limón es una novela que da lo que promete, una historia sencilla, bonita, ágil, fresca, veraniega... El libro perfecto para leer de un tirón en pocas horas disfrutándolo. Punto y final. Si vas buscando algo más, quedarás gravemente decepcionado. Y como yo sabía esto, me ha gustado bastante. Reconozco que cuando lo empecé no le tenía muchas ganas, sobre todo porque temía encontrarme con una historia de amor perfecta, maravillosa y altamente edulcorada, y aunque es cierto que es una historia de amor y tiene su parte edulcorada, no os puedo negar que se lee muy rápido y se disfruta, porque también tiene su parte divertida y sobre todo es una novela que entretiene mucho. 
Y eso es clave, porque cuando yo leo una novela como esta es lo que busco: diversión, puro entretenimiento, tópicos, trama sencilla, final predecible, personajes comunes y, sobre todo, una novela que pueda devorar en horas.
Pero, sin duda, lo que sobresale de esta novela no es su historia, y lo que ha hecho que me guste, es por un lado la manera tan original en que está escrita, es lo que le da ese "algo" a esta historia tan común y explotada. Nos encontramos 3 narradores en la misma historia: María, que aparece a través de correos que le manda a Jorge, que son lo más edulcorado y "puke rainbows" de la historia, tanto que es probablemente de lo que menos me ha gustado, Jorge, que responde a esos correos con dibujos de ellos dos y que son muy originales y bonitos, y el tercer narrador, que se descubre quién es pero que no voy a decir, que cuenta la historia de Jorge y María, y es lo mejor de la novela. Me han encantado sus momentos durante toda la historia y me he divertido mucho con ellas.
A todo esto se une la manera de escribir de Begoña Oro, que no sé como decirlo, pero tiene un "algo" que me ha enamorado, es extraño, pero solo cuando lo lees lo percibes.
Luego tenemos a los personajes, de lo que poco se puede decir, los protagonistas absolutos son Jorge y María, y el resto están en un segundo plano, casi sin destacar. Sí que puedo decir que ambas familias, quien dice familias dice madres, me han parecido excesivamente egoístas, y un pelín exageradas. Me habría gustado leer más sobre el colegio, no se, podría haber sido un gran recurso y está mal explotado.
Y poco más tengo que decir, solo que si buscáis un libro ágil, rápido de leer, con unos personajes fáciles de comprender y de encariñarse con ellos y con una historia de amor tierna y dulce, esta es vuestra novela, una novela perfecta para el verano.
3.25/5
"Cuenta la historia, desbroza a palabrazos la desordenada realidad. Crea un claro. Ese milagro produces cada vez que te cuentas la historia de tu vida. Y a ese milagro asistes cada vez que escuchas o lees una historia."
"A veces tengo la sensación de que todos esos que nos miran por encima del hombro, esos que nos toman por críos  esos que se dicen adultos, no entienden nada."
"Es la sensación que embarga a los dueños de los relatos. Hay narradores omniscientes, que lo saben todo, y otros que no lo son. Pero todos, en el momento de contar, son omnipotentes. Porque cuando cuentas, haces que exista algo que antes no había. Decidir cuándo, cómo y a quién contar una historia es jugar a ser Dios." 

Image and video hosting by TinyPic








Bueno, no sé como acabará esta reseña la verdad, porque hace un tiempo que leí el libro y además hace un tiempo que no reseño nada, pero bueno, allá vamos.

Al principio del libro nos encontramos con una historia de amor, pero nos encontramos con una historia de amor a medias, es decir, empieza por la mitad de la historia, pero a lo largo del libro vamos a conocer tanto el principio de ésta, como el final. La verdad que ahí reside la magia de la historia, ya que empieza de una manera que no es muy habitual encontrarse al leer un libro y tal vez esa historia contada desde un punto de vista lineal y cronológico, tal vez no hubiera sido tan especial.

La historia es una historia de amor, una historia del primer amor, por lo menos para uno de los personajes. Pero no por esto es una historia del todo común, ya que ambos personajes tienen familiares famosos, lo cual complica todas las cosas. La verdad es que ver una pareja desde el punto personal de la pareja y no desde el punto de vista del ¡Hola! o revistas similares, te lleva a pensar y a lo que tendrán que soportar los famosos, o incluso famosos por línea genealógica, es decir, porque sus padres o abuelos han sido famosos y por eso lo son ellos. Te das cuenta de que no dejan de ser personas.

Por otro lado tenemos a los protagonistas. Jorge, el cual siempre ha vivido las migajas de la fama de su madre, siempre ha sido el hijo de Rebeca Lindon, pero, cuando conoce a María todo cambia y en realidad vemos a un Jorge sentimental y romántico. Por otro lado está María, obviamente, una chica que tal vez no me haya acabado de convencer ya que es un poco bipolar, pero que en el fondo sigue siendo un personaje que marca bastante y se vuelve alguien que puede ser admirado en ocasiones.

Por otro lado, este libro no sólo nos vamos a encontrar una historia sino también reflexiones sobre la hora de contar una historia, vamos a tener alusiones a El Principito, las cuales bueno, son demasiado.

Y no nos olvidemos de la forma de escribir de Begoña Oro es oro puro (chiste malo), no solo por la cronología de la historia como he dicho antes sino por el hecho de que sus palabras son tan mágicas, te llegan mucho hasta el corazón diferentes frases del libro, y que por supuesto, disfrutas leyendo.
Si le tuviera que poner una pega al libro, sería el final, el cual me parece un poco atropellado o tal vez la trama de Yaiza, la chica que escribe en el blog de María, que me parece poco explotada.

En definitiva, una lectura de verano que te hará disfrutar con una prosa que enamora, unos personajes que puedes llegar a comprender y en definitiva una historia común y diferente a partes iguales.

PD: Voy a dejar de puntuar mis reseñas, ya que cada vez se me hace más difícil plasmar todo un libro en una nota.

Image and video hosting by TinyPic

2 comentarios:

En mi estanteria dijo...

HOLA, YA ESTOY AQUÍ, ¿CONTENTOS?

(ES LA SEGUNDA VEZ QUE ESCRIBO EL COMENTARIO PORQUE SOY GUAY Y YOLO)

Pues...Hace mucho que me leí este libro. Un año, si no me equivoco. Pero vaya, que recuerdo que me lo leí en nada, en apenas una tarde, y lo encontré muy entretenido. A ver, no es un libro memorable, ni nada por el estilo, pero no creo que esa sea su función. Creo que lo que la autora pretendía es esto, una lectura amena y ágil. Y lo ha hecho bastante bien.

Además, la forma de escribir de Begoña Oro me gustó mucho, mucho, mucho. Tiene un "algo" como dice Sandra que la hace especial.

Muy buena reseña :)

PD: Pablo, ¿ORO PURO? ¡¿EN SERIO?! ME DA xDDDDD

El mundo entre libros (María) dijo...

Justo lo terminé ayer y la verdad es que me encantó, no es precisamente un bestseller pero es un libro entretenido que te tiene enganchado un par de horas. Gran reseña.

Un besote

PD: AL FIN ESTOY DE VUELTA SEEEEE !!!