martes, 1 de octubre de 2013

El hijo de Neptuno de Rick Riordan

¡Hola Nefilims!
Pues nada, aquí vuelvo una vez más al blog, después de haber prometido hace dos semanas ponerme las pilas, con resultados nefastos. Pero hoy sí que sí, os traigo la reseña de un libro que he leído este verano, bueno, las próximas reseñas que haré serán de los libros que me he leído en verano, básicamente porque no he reseñado ninguno. Bueno, haya vamos:


¡CUIDADO! PUEDE CONTENER SPOILER DE LA PRIMERA PARTE DE LA SAGA, EL HÉROE PERDIDO.



“TRES AMIGOS. UNA MISIÓN DE LOCOS. Y UN ENEMIGO CON PODERES SOBREHUMANOS.
¿A qué juegan los dioses del Olimpo? Gea, la madre Tierra, está despertando a un ejército de monstruos para acabar con la humanidad... y ellos se entretienen mareando a los semidioses, los únicos que pueden derrotar sus perversos planes. 
Ahora han mandado a Percy al Campamento Júpiter casi sin recuerdos y con la inquietante sensación de que él, el griego, es el enemigo. Por suerte, contará con el apoyo de Hazel, una chica nacida hace más de ochenta años, y de Frank, un muchacho que todavía no sabe muy bien cuáles son sus poderes (ni si los tiene). 
Juntos deberán emprender una peligrosa expedición para liberar a Tánatos, el dios de la muerte, de las garras de un gigante...”

Datos del libro:
Título: El hijo de Neptuno
Autor: Rick Riordan
Traductor: Ignacio Gómez Calvo
Colección: Los héroes del Olimpo #2
Editorial: Montena
Nº de páginas: 464
Precio: 16,95 €

No vamos a encontrarnos una continuación como tal en la trama, es decir, la historia no continúa por dónde acabó el primer libro, simplemente nos vamos a mover de situación y vamos a ver lo que le ha pasado a Percy después de que desapareciera. Esto al principio, puede parecer un punto positivo, ya que nos encontramos con un elemento nuevo que nos puede descuadrar un poco al principio, pero que con el que te acabas situando y lo ves como algo que siempre ha estado ahí. Tal vez, el problema lo vea en en la aventura que hay detrás, después de haber estado leyendo el primer libro, ver la parte que se vivió en el primer libro pero desde la otra cara de la moneda, puede resultar un poco pesado. Sin embargo, esto no es un gran error, al final te das cuenta que es rápido de leer además de no ser exactamente la misma historia, porque nos encontramos nuevas tramas que la refrescan y acabas el libro sin darte cuenta.

Por otro lado, tenemos el punto fuerte de esta historia, los personajes, una de las grandes diferencia con respecto a la anterior saga, al estar esta segunda escrita en tercera persona centrándose los capítulos cada uno en uno de los protagonistas. En esta ocasión, en vez de turnar de protagonista cada dos capítulos, lo hace cada cuatro, lo cuál nos da más tiempo para conocer a fondo a los nuevos personajes:

Hazel, hija de Plutón, encontramos en este personaje tal vez la fuerza o la madurez que no llega a lucir el personaje femenino del primer libro, Piper. Nos encontramos a una chica que se va a sacrificar por sus amigos todo lo que pueda y más y que nos va a tener que contar un misterio que la envuelve.
Frank, un chico que aún no ha sido reconocido por su progenitor olímpico y que da muestra de su torpeza cada vez que tiene una ocasión. Sin embargo, en él vamos a encontrar un personaje tierno y frágil pero con un don extraordinario.
Percy, por fin volvemos a encontrarnos al famoso hijo de Poseidón. Realmente, nos encontramos a un Percy más maduro que el que dejamos en el quinto libro, tal vez lo que ha tenido que sortear en el camino para llegar a donde está, le ha hecho cambiar. Aún así, sigue teniendo esa personalidad propia, ese heroísmo y sacrificio por los demás que le diferencia de otros protagonistas.

El papel de la mitología en la novela es también un punto fuerte de ella, como suele ser en los libros de Rick Riordan, eso sí, siempre tratada con fidelidad a los mitos clásicos. De hecho, nos vamos a encontrar con nuevos personajes y nuevas situaciones que no había tocado en sus anteriores novelas, lo cual siempre es de agradecer al coger un libro de este hombre. También encontramos alusiones a la anterior saga, que harán que sientas una especie de añoranza a distintos personajes o historias. Añoranza que se verá recompensada con la aparición de alguno de ellos.

En definitiva, una segunda parte de saga un poco introductoria, pero necesaria para la comprensión de la historia, con unos personajes, tanto nuevos como algunos que ya conocíamos, con personalidad propia y con ese estilo que diferencia a Rick de otros autores.

Image and video hosting by TinyPic

1 comentario:

Elser dijo...

Como tú has dicho, el ver "la otra cara de la moneda" fue lo que más pesado se me hizo y el motivo por el que el libro no acabó de convencerme. Que es bueno, sí, pero me pareció más de lo mismo con otros personajes.

¡Un abrazo! :D