sábado, 14 de diciembre de 2013

Cartas cruzadas de Markus Zusak

Hola, Nefilims.
Aquí tenéis una nueva reseña (sí, lo sé, soy muy pesada, pero tengo trabajo acumulado y os tengo sobrecargados de reseñas) en esta bonita y fría tarde de sábado, y aunque el libro en cuestión no me gustó tanto como pensaba, creo que es una lectura bastante personal...

"Ed Kennedy es un chico cualquiera en un suburbio cualquiera de una gran ciudad. Vive en un apartamento maltrecho en compañía de su perro y se gana el sueldo como taxista. Le acompaña una pandilla de amigos que poco o nada le piden a la vida, pero de repente algo pasa y Ed tendrá una misión que cumplir. Día tras día, noche tras noche, el joven irá descubriendo que el afecto, la amistad y el amor no son palabras huecas sino verbos vivos: si quieres saber, pregunta; si pretendes ayudar, actúa; si quieres cambiar, no esperes. A menudo, son los pequeños gestos los que mueven el mundo y Markus Zusak nos demuestra que cada uno de nosotros, incluso un chico cualquiera en un suburbio cualquiera, puede dar el primer paso."
Datos del libro
Título: Cartas cruzadas
Autor: Markus Zusak
Editorial: Lumen/ De Bolsillo
Nº de páginas: 384
Precio: 9,95€ (bolsillo)

Hacía mucho tiempo que estaba deseando leer algo de Zusak, en especial La ladrona de libros, ya que es un autor que tiene muy buena fama y sus novelas son puestas por las nubes por todo el mundo, y decidí empezar por esta, su otra novela, porque me llamaba mucho la atención.

"Es sorprendente lo que puedes llegar a conseguir mediante el engaño. Como dijo Raskolnikov en una ocasión: «¡Cuando la razón flaquea, el diablo ayuda!»"

Debo reconocer que el primer error que he sufrido con esta novela es mi culpa, porque me concebí una idea totalmente equivocada de la historia, y yo, ilusa de mí, pensaba que me iba a encontrar con una novela romántica, una historia de amor en la cual las cartas tenían algo que ver. ERROR. (Eso pasa por leer los libros sin mirar la sinopsis)
Si tengo que sacar alguna conclusión de esta novela sería que fue una lectura extraña porque se trata de una historia extraña, es original y, sobre todo, me sorprendió muchísimo, en gran parte por esa idea preconcebida totalmente equivocada. 

"Personalmente, pienso que el sexo debería ser como las matemáticas. 
A nadie le importa ser un desastre en matemáticas. La gente incluso alardea de ello. Va por ahí diciendo: «Ciencias e inglés no se me dan mal, pero soy un auténtico negado para las matemáticas». Otros se ríen y dicen: «Yo también. No tengo ni idea de qué va toda esa mierda de los logaritmos».
Tendríamos que poder decir eso mismo con respecto al sexo."

Nos encontramos ante una novela de superación personal, ante una historia de gente perdida en la vida que trata de encontrar su camino, con unos personajes realmente extraños pero muy únicos, todos con gran personalidad y con una dramática historia detrás. Nuestro protagonista, Ed, es un chico sin objetivos, sueños o planes en la vida que, de repente, se encuentra tratando de ayudar a salir adelante a personas aleatorias y totalmente desconocidas cuyas identidades recibe en unos naipes. 
Poco a poco, y a través de esa tarea, se va conociendo a sí mismo, y yo, como lectura también me iba acercando a él, comprendiéndole y empatizando. Y eso es una de las grandes cosas positivas que extraigo de esta historia, la gran evolución que sufre el protagonista, tanto que casi no parece la misma persona en la primera y en la última página. Pasa a ser una persona valiente, convencida, con fe, con confianza en sí mismo y en lo que puede hacer, con sueños y metas, en definitiva, vuelve a vivir, aprende a no rendirse, a superar las dificultades.

"Pienso que vive sola, como yo, que nunca ha tenido una familia de verdad y que con los hombres sólo tiene sexo. Nunca deja que el amor se interponga en su camino. Creo que en una ocasión tuvo una familia, pero de esas donde todo son gritos y guantazos. Hay mucho de eso por aquí. Creo que ella los quería y ellos sólo le hacían daño.
Por eso se resiste a amar.
Supongo que se siente más segura así, y no puedo reprochárselo."

No obstante, a pesar de ese gran mensaje, y de que los personajes me gustaban, nunca he llegado a profundizar en ellos, no me he identificado con ninguno, se me ha quedado como una historia totalmente plana, sin profundidad, una lectura emocionante, interesante, para pasar un rato, pero poco más.
Pensaba que, si dejaba pasar unos días irían saliendo a la luz los aspectos positivos del libro, pero no ha sido así y solo me ha quedado el poso de decepción e indiferencia. Me lo pasé bien, me enganchó más o menos hacia la mitad de la historia y la personalidad del protagonista me gustaron, pero no más.
A pesar de ello, no puedo negar que el estilo de narración de Zusak me conquistó desde el primer momento, con frases cortas, breves, potentes y con mucha ironía y un tono trágico y cómico a la par, algo que ha hecho que tenga aún más ganas de leer su otra novela.

"Intento deducir qué está pasando y quién me ha enviado por correo lo que podría ser un pedazo de destino."

El final de la historia se me hizo precipitado, es absolutamente necesario para la trama, es increíblemente acertado aunque previsible, pero es cierto que aparece muy de repente, como si tuviera que finalizar la historia, supiese cómo pero no el modo de conducir la trama hacia él, por lo que pam, lo pone y como quede.
En definitiva, Cartas cruzadas ha sido una decepción, en gran parte por una idea preconcebida totalmente equivocada que, acompañada de unos personajes y una trama con la que no he llegado a conectar, ha hecho que la novela se me hiciese bastante cuesta arriba, pero tanto la personalidad de algunos de los personajes como el estilo del autor hacen que quiera seguir siguiéndole la pista.
3/5
"«Quién sabe —me digo—. Puede que un día personas entendidas digan: “A los diecinueve años Dylan ya rozaba el estrellato, Dalí iba camino de convertirse en un genio y Juana de Arco fue quemada en la hoguera por ser la mujer más importante de la historia… Y a los diecinueve años Ed Kennedy encontró su primer naipe en el correo”.»
Cuando ese pensamiento pasa, observo a Audrey, la luna blanca y candente, a Doorman, y me digo: «Deja de soñar»."
Image and video hosting by TinyPic

1 comentario:

Iseo dijo...

Sería interesante probarlo por lo que cuentas, aunque no te haya convencido del todo.
Ahora sí, tengo que leer ya a este hombre. Muy buena reseña :)