viernes, 8 de agosto de 2014

Nueva sección: Cinco de cinco

Hola a todos.


Hoy os vengo a presentar una nueva sección para el blog. Es probable que haya muchas otras parecidas a esta, a la que he llamado Cinco de cinco. Y en qué va a consistir, bueno, pues esperemos que una vez por semana voy a escoger un tema y a exponer cinco razones/motivos/argumentos/loquesea que diga el tema en cuestión.
Van a ser entradas de absolutamente lo que se nos ocurra relacionado con la literatura, y, por supuesto, podéis hacer vuestras sugerencias en los comentarios o en cualquiera de las redes sociales para las futuras entradas.

Y vamos a inaugurar la sección con Cinco de cinco: Los mejores dramas realistas juveniles.

Primero que todo, algunos de mis dramas favoritos y de los mejores que he leído no están en esta lista por un motivo muy simple, son los que estáis pensando y todo el mundo los conoce, y creo que es mejor poneros algunos que me gustan igual o más que esos y que no son tan notorios.

1. Por trece razones de Jay Asher.
¿Una novela cuyo argumento principal son los trece motivos, grabados en cintas de cassette, por los cuales una persona se ha suicidado? Si eso no es un drama no sé qué lo es. Pero está en esta lista por ser una novela muy dura y muy triste pero, sobre todo, uno de los mejores ejemplos que he leído nunca de cómo muchas veces no es un suceso muy grave lo que nos hunde sino un conjunto de situaciones, a priori no tan graves, lo que acaba con la resistencia de una persona. 
Tenéis la reseña aquí

2. En el corazón del bosque de Emily Murdoch.
Una historia compleja y difícil como pocas he leído. Dos hermanas son encontradas en una caravana en un bosque, llevan años desaparecidas, buscadas por su padre, padre al cual temen como a nadie por las cosas que su madre les ha contado de él, cosas que no sabemos si son ciertas, falsas o un término intermedio. Arrancadas de su refugio son lanzadas a las garras del mundo real, y puede que ni ellas mismas ni nadie estén dispuestos y preparados para afrontar la historia que hay detrás de todo.
Una historia impresionante, con unos personajes brillantes. Muy desconocida pero, para mí, una grandísima joya.
Tenéis una pequeña reseña aquí

3. Revolución de Jennifer Donnelly.
Un doble drama histórico, dos historias que se cruzan en París. Por un lado, Andi, una adolescente acosada por la culpa después de una tragedia familiar que va a Francia a documentarse para acabar un trabajo básico para graduarse, y, por otro lado, Alexandrine, niñera de la familia real en la revolución francesa.
Sobrecogedor, triste, tierno, pero, sobre todo, magníficamente ambientado.
La reseña de la novela está aquí

4. Sin aliento de Ilsa J. Bick.
El drama por excelencia de esta lista, pero no hay una sola frase que sobre ni una sola situación que esté simplemente por estar, que sobre. Una historia contada ante una grabadora en un interrogatorio, una protagonista con un pasado en un psiquiátrico, que se ha salvado de morir en un incendio, que ha realizado varios intentos de suicidio y cuyo único consuelo es su correspondencia con su hermano, militar destinado en el extranjero. Preparad los kleenex y todo lo que tengáis de fortaleza, es muy dura y extrema.
(Algún día haré una reseña)

5. Un lugar al que volver de John Corey Whaley.
Tres historias, dos de ellas simultáneas. Una desaparición, una reaparición, en concreto de un pájaro presuntamente extinguido, y una crisis existencial en la que están envueltos dos universitarios. Crecimiento personal, frustración, dolor, incredulidad y, sobre todo, casualidades y dura y cruel realidad. No puedo decir nada que no haya dicho ya.
La reseña aquí 

1 comentario:

Mike dijo...

Qué ganitas le tengo a Por trece razones *_____*